Ante las inquietudes que pueda llegar a despertar en los rionegrinos la instalación de una nueva central nuclear en nuestra provincia, creemos que la experiencia que posee INVAP en este campo puede ayudar a llevar certezas y tranquilidad en esta nueva etapa que se abre para todos nosotros.

Nuestro país, a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica y sus empresas asociadas, tiene casi 70 años de experiencia en actividades nucleares y más de 50 años de experiencia en la supervisión de la construcción y en la operación segura de centrales nucleares. En INVAP tenemos más de 40 años de trayectoria en el área nuclear con participación en proyectos nacionales e internacionales.

Argentina y China firmaron un contrato marco para la construcción de la cuarta y quinta central nuclear de potencia en el país, con una inversión total prevista de U$S 14.000 millones, de los cuales el país asiático financiará el 85%.

La primera de las centrales que comenzará a construirse en enero en la localidad bonaerense de Lima, brindará una potencia de 700 MW y demandará unos 7 años de construcción, mientras que la segunda de las centrales se localizará en la provincia de Río Negro, aportará 1.150 MW de potencia y requerirá unos 6 años de obras a partir de 2020.

La empresa que estará encargada de la operación y mantenimiento de la nueva instalación es Nucleoeléctrica Argentina S.A. La compañía tiene a su cargo la operación de las centrales nucleares Atucha I, Atucha II y Embalse. Además es responsable de la Extensión de Vida de la Central Nuclear Embalse.

Durante su trayectoria, Nucleoeléctrica Argentina logró destacados índices de desempeño a nivel internacional en la seguridad y eficiencia de sus instalaciones. La compañía forma parte desde sus inicios de la Asociación Mundial de Operadores Nucleares (WANO), organismo que contribuye en el mundo a la mejora continua de las centrales nucleares, promoviendo en primer lugar la seguridad. También integra el Grupo de Propietarios de Centrales Nucleares de tipo CANDU (COG).

Desde INVAP, como empresa de tecnología de la provincia de Río Negro, y siendo el área nuclear una de nuestras especialidades, queremos responderte a las inquietudes que puedas tener referidas a este proyecto.

Las preguntas que más frecuentemente nos han hecho en estos días son las siguientes:

¿Qué es una central nuclear de potencia?

Una central nuclear de potencia es una instalación industrial que brinda energía eléctrica a través de la transformación de la energía almacenada en el núcleo del átomo de Uranio 235 y liberada mediante la fisión del núcleo.

Un reactor nuclear de potencia, el corazón de la central nuclear, es una caldera que en lugar de calentar agua mediante el quemado de un combustible fósil (carbón mineral, fuel oil, gas natural), la calienta por la fisión del uranio. El agua calentada por la fisión (circuito primario) a su vez calienta agua de otro circuito cerrado (el circuito secundario), que genera vapor. Este vapor mueve una turbina que a su vez mueve un generador de electricidad. El vapor es condensado por agua de refrigeración (circuito terciario). Este tercer circuito es el único circuito en contacto con el medio ambiente.

Si Argentina tiene amplia experiencia en energía nuclear, ¿por qué no construimos nosotros la nueva central?

Solo cinco países tienen hoy en día la capacidad de diseño y construcción de centrales nucleares de potencia: EEUU, Francia, Rusia, China y Corea. Argentina no posee esa capacidad y desarrollarla llevaría muchos años.

Argentina sí tiene la capacidad para diseñar centrales nucleares de muy baja potencia, tipo CAREM (http://www.cnea.gov.ar/carem). El desarrollo de esta línea tecnológica puede llevar eventualmente a una capacidad propia de diseño de centrales nucleares, pero esta posibilidad está todavía lejana en el tiempo.

Argentina es líder en tecnología de reactores de investigación. Los reactores de investigación funcionan por el mismo principio que los reactores de potencia: ambos aprovechan la fisión del uranio. La fisión del uranio produce calor y neutrones. Los reactores de potencia aprovechan el calor para generar electricidad. Los reactores de investigación aprovechan los neutrones para mantener la fisión y para usos en distintas disciplinas de la ciencia y la tecnología. Una de las aplicaciones más conocidas es la medicinal: en los reactores se producen compuestos para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Los neutrones también pueden usarse para “ver” adentro de algunos materiales y sacar información útil para distintas áreas del conocimiento, como la biología y la ciencia de materiales. Si bien el principio de funcionamiento es el mismo, los reactores de investigación son diferentes de los reactores de potencia. La tabla siguiente resume estas diferencias.

¿Cómo será la central que se prevé para Rio Negro?

La Quinta Central Nuclear será de origen chino, del tipo Hualong Uno, con una vida útil de 60 años. Se ha llegado a esta decisión luego de un exhaustivo análisis de varios años de las tecnologías disponibles. La evaluación de las condiciones técnicas, económicas y financieras han dado por resultado que la tecnología china sea considerada la más apropiada.

Es una central de nueva generación, con sistemas de seguridad que combinan los diseños clásicos con sistemas del tipo pasivo, que son los más avanzados actualmente. Frente a accidentes, pueden mantenerse en forma indefinida en estado seguro sin la necesidad de energía eléctrica.

La central Hualong Uno es una central tipo agua presurizada (PWR). La figura que sigue muestra un esquema del reactor tipo PWR.

(World Nuclear Association)

Se destacan los siguientes elementos:

  • El agua ambiental no está en contacto con el material radioactivo, ya que se trata del circuito terciario (el circuito que en el diagrama entra y sale del componente llamado “Condensador”).
  • El combustible nuclear está contenido en un recipiente de presión metálico capaz de soportar altas presiones, temperatura y radiación (el recipiente metálico figura en el diagrama como “Núcleo/Recipiente del reactor”).
  • El recipiente de presión y los generadores de vapor (“Generador de vapor” en el diagrama) están contenidos en una contención doble, la interior de hormigón pretensado con revestimiento metálico y la exterior de hormigón reforzado que resiste el impacto de un avión comercial.

¿Por qué en Río Negro?

Río Negro es la cuna de la actividad nuclear en el país y, a su vez, su territorio presenta características propicias para la instalación de una central, características establecidas y acordadas a nivel internacional.

Río Negro cuenta con el Instituto Balseiro y el Centro Atómico Bariloche desde la década del ´50. En la década del ´70 se incorpora INVAP, que hoy cuenta con más de 40 años de trayectoria en la industria nuclear y posee sede en San Carlos de Bariloche. También la provincia fue el lugar en el que se desarrolló la tecnología de enriquecimiento de uranio, en el Complejo Tecnológico Pilcaniyeu. Es una continuación lógica de la historia de la provincia que sea seleccionada para el emplazamiento de la Quinta Central nuclear del país.

Por otro lado, la instalación de una central de potencia requiere de un sitio que reúna una serie de características que contemplan el comportamiento sísmico y las condiciones del suelo, los fenómenos volcánicos, los eventos climáticos extremos, la distancia a centros poblados y a reservas naturales, la disponibilidad de agua, la infraestructura, entre otras. La provincia de Río Negro tiene lugares en una porción de su territorio que cumplen con los requerimientos impuestos para la instalación de una central nuclear.

¿Por qué una central China?

Los diseños de centrales nucleares chinas son los más modernos de la actualidad. Están basados en tecnología occidental, en particular de Francia y EEUU, a los que se le han agregado mejoras aprovechando todas las nuevas tecnologías disponibles en el siglo XXI.

China es el líder actual en tecnología nuclear: es el país que más centrales ha construido en la última década y el que mayor número de centrales tiene planeadas. Hoy operan en China 36 centrales nucleares y para 2030 operarán 110. En los próximos 12 años, China tiene previsto construir más de 70 centrales nucleares. China también ha demostrado su capacidad de construir centrales nucleares de última generación, terminando los proyectos dentro del plazo y los costos previstos.

¿Qué beneficios representa la Central para Río Negro?

La central implica una inversión en la provincia de U$S 8.000 millones. Durante la construcción se generarán más de 4.000 puestos de trabajo directos y luego, durante la operación, la central deberá contar por 60 años con un plantel de operación de más de 800 personas.

La central también requerirá durante la construcción y la operación de servicios locales, algunos de ellos de alta calificación, por lo que además de los empleos directos, se generará una importante cantidad de empleos indirectos. Esto significa crear en la provincia un nuevo polo de desarrollo, no muy distinto en magnitud a lo que significan el Centro Atómico Bariloche o INVAP.

¿Qué beneficios implica para el país?

Proveer de electricidad es un requisito previo al desarrollo económico y a la mejora social. Sabemos que nuestro país tiene déficit energético y como un indicador de esta grave problemática, todos los veranos somos testigos de cortes de electricidad. Esta central nuclear incorpora más de 1100 MegaWatts eléctricos a la red de distribución, con lo que va a ayudar a cubrir el déficit.

Por otro lado, la principal fuente de generación de energía eléctrica en nuestro país es la quema de hidrocarburos, con la consiguiente producción de gases de efecto invernadero. Sabemos también que la principal amenaza ambiental que sufre la humanidad es el cambio climático global causado por las emisiones de gases de efecto invernadero. Es imprescindible entonces reemplazar la generación de electricidad a partir de hidrocarburos por otras fuentes de generación. No hay una única fuente que pueda cubrir la demanda, ni sería conveniente desde el punto de vista de la seguridad del suministro confiar toda la generación a una única fuente. Por eso se requiere fomentar la instalación de todas las fuentes energéticas que no emiten gases como la eólica, solar, nuclear e hidráulica.

¿Qué representa esta quinta central dentro de la matriz energética argentina?

La generación nucleoeléctrica representa hoy un poco menos del 6% de la generación de electricidad en Argentina. La construcción de la Cuarta y la Quinta Central llevará este porcentaje a un valor más aproximado al promedio mundial, que es el 10%.

¿Cuál es el rol de INVAP en el proyecto?

INVAP ha sido contratada por la Subsecretaría de Energía Nuclear del Ministerio de Energía para la identificación de sitios potenciales para el emplazamiento de una central nuclear en Río Negro. INVAP ha realizado esta tarea con la asistencia de expertos internacionales en el tema.

Con respecto al futuro, una inversión de esta magnitud seguramente será una fuente importante de trabajos también para INVAP.

¿Dónde se ubicará la Central?

Todavía no está definido el sitio de ubicación de la central. Se están realizando estudios de preselección de un conjunto de lugares. La selección final requiere de un proceso de análisis para verificar que se cumplan con los requerimientos establecidos por la normativa de la actividad nuclear y los estándares internacionales.

Estas características incluyen estudios sobre:

  • Comportamiento sísmico
  • Actividad volcánica
  • Características del suelo
  • Disponibilidad de agua
  • Distancia a centros densamente poblados
  • Presencia de áreas protegidas
  • Distancia a aeropuertos
  • Distancia a otras instalaciones (industriales, militares)
  • Uso de la tierra actual y proyectado

El proceso de selección y caracterización converge en una evaluación de impacto ambiental, requerido por la legislación provincial, así como en un estudio detallado y profundo de caracterización, exigido tanto por las leyes ambientales como por la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN), la agencia del estado argentino encargada de regular toda actividad nuclear en el país. (http://www.arn.gov.ar/). La ley ambiental también prevé la realización de audiencias públicas con la participación de todos los grupos de interés.

¿Quién controlará la construcción y actividad de esta nueva central?

El proceso de diseño y construcción de cualquier instalación nuclear involucra la evaluación del diseño por parte de la Autoridad Regulatoria Nuclear. La ARN deberá estudiar el diseño de la central antes de emitir el permiso de construcción, certificación de que el diseño cumple con las normas de seguridad correspondientes. Luego de construida la central, solo podrá operarse una vez que la ARN le otorgue el permiso de operación, lo que podrá hacer una vez que haya verificado que la central ha sido construida de acuerdo a las normas propuestas en el diseño.

La ARN es una institución muy experimentada y que goza de prestigio internacional. Los procedimientos de la ARN son compatibles con los lineamientos acordados por los países en el seno del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), rama de las Naciones Unidas que agrupa a los países con actividad nuclear y en donde se desarrollan los estándares y guías de procedimientos utilizados en todo el mundo para la actividad.

Nucleoeléctrica Argentina estará a cargo de la supervisión de la construcción y puesta en servicio de la central, así como de la futura operación y mantenimiento de esta nueva instalación.

¿Cómo será el abastecimiento de uranio para esta central? ¿Implica la explotación minera en la Patagonia?

Así como sucede con las demás centrales nucleares que están en operación en el país, el uranio necesario para la operación de la central será importado.

El desarrollo de este proyecto no implica la reactivación de la minería de uranio: son decisiones independientes.

¿Qué se hará con los combustibles gastados de la central? ¿Cuál es la magnitud de estos combustibles que se generarían?

En la central se prevé espacio para el almacenamiento de todos los combustibles gastados que se utilicen en el reactor durante la vida útil de la planta. Esto es lo que se hace en Atucha I y II y en Embalse. Inicialmente los combustibles se almacenan en piletas y una vez que se enfrían pueden ser almacenados en contenedores al aire.

Dada la gran densidad energética del uranio, la cantidad de residuos que se generan en la industria nuclear es muy limitada.

¿Qué experiencia tiene Argentina en la operación de centrales nucleares de potencia?

Argentina tiene amplia experiencia en la operación de centrales nucleares. La primera central nuclear, Atucha I, se puso en marcha en 1974. Argentina fue el primer país sudamericano en operar una central nuclear. Embalse inició su operación en 1984 y Atucha II en 2015.

Las centrales nucleares argentinas han sido elegidas como las de mejor performance en el mundo en varias oportunidades. Esto solamente es posible con una operación y un mantenimiento ejemplares.

¿Por qué no se construyen nuevos parques eólicos o solares en vez de nuevas centrales nucleares?

Si bien se puede hacer el ejercicio aritmético de calcular cuántos generadores eólicos o solares se necesitan para reemplazar una central nuclear de 1000 MW eléctricos, la comparación no es directa. Una central nuclear produce energía eléctrica llamada “de base”: siempre el mismo nivel de potencia independiente de las condiciones del entorno. Un conjunto de generadores eólicos solamente produce cuando hay viento, y si en ese momento no hay demanda, el exceso de energía no se puede almacenar. Y lo mismo vale para la energía solar.

Esto no quiere decir que la energía eólica o solar no sean buenas o necesarias. De hecho, nuestro país apunta a diversificar su matriz energética. Así, paralelamente a la planificación de esta central nuclear se está trabajando en el desarrollo de nuevos parques eólicos en Río Negro. Cualquier fuente de energía que no libere gases de efecto invernadero es una buena opción para reemplazar la quema de hidrocarburos.

¿Por qué son convenientes las matrices energéticas diversificadas?

El suministro de energía es tan fundamental y los tiempos involucrados en el desarrollo de tecnologías de generación son tan largos que, desde el punto de vista de garantía del suministro, no es conveniente descansar para la generación eléctrica en fuentes preponderantes de energía: es conveniente tener fuentes diversas.

Los países deben entonces apuntar a tener una matriz energética diversa, con distintas fuentes de producción, incluyendo nuclear, para poder garantizar que se satisface la demanda de energía sin emisión de gases de efecto invernadero.

¿Por qué decimos que la energía nuclear es una fuente de generación muy segura?

Ninguna actividad industrial se encuentra tan estrictamente regulada como la nuclear. La actividad cuenta desde sus inicios con una disciplina técnica denominada “seguridad nuclear”. En esta disciplina, los especialistas llevan adelante análisis durante la etapa de diseño para verificar que se cumplen con las condiciones impuestas por la regulación. Uno de los principios de la seguridad nuclear es el de Defensa en Profundidad, que establece que debe haber múltiples barreras, físicas y funcionales, para evitar que fallas múltiples resulten en liberación de material radioactivo al ambiente. Otro de los principios es el de "Tan Bajo Como Sea Razonablemente Alcanzable" - ALARA, su sigla en inglés - que establece requerimientos tanto para el diseño como para la ubicación de la central y el manejo de la emergencia. Más información se puede encontrar en http://www.cnea.gov.ar/Seguridad-Nuclear-Radiologica.

En estos momentos hay 447 reactores de potencia en operación. EEUU es el país con mayor número de centrales nucleares (100 reactores de potencia). Francia es el país con mayor porcentaje de energía de origen nuclear (80%).

El accidente de Fukushima, el más severo ocurrido en un reactor de diseño occidental, no llevó a ninguna muerte como consecuencia de la radiación. Está en discusión el manejo de la emergencia y la necesidad de evacuación, teniendo en cuenta los niveles de radiación y las consecuencias sobre la salud de los evacuados. Más información http://www.unscear.org/unscear/en/fukushima.html

¿Qué impactos ambientales tiene la instalación de una central nuclear?

La regulación ambiental provincial requiere que se realice una evaluación de impacto ambiental para el proyecto de la Quinta Central, por lo tanto la información sobre los impactos ambientales estará disponible para el público.

El factor que más captura la atención en materia de impacto sobre el público y el ambiente, es la presencia de material radioactivo. El material radioactivo está contenido y se establecen múltiples barreras al medio ambiente. En operación normal, el impacto de la radiación en el público (medido en dosis, unidad Sieverts Sv) es como máximo de 250 microSv por año. Vale la pena comparar esta dosis con otras dosis radioactivas:

  • Es diez veces menor que la dosis anual natural de radiación que recibimos todos, ya que la tierra es radioactiva, la comida tiene radiación, y hasta las personas emitimos radiación.
  • Es parecida a la dosis anual que recibe un viajero frecuente de avión y mucho más baja que la dosis que reciben las tripulaciones aéreas.
  • Es más de diez veces menor que la dosis que se recibe con una mamografía.
  • Es veinte veces menor que la dosis típica recibida por una tomografía computada: una tomografía equivale a la dosis máxima que recibiría el poblador más cercano a una central nuclear durante veinte años.

El impacto ambiental de una central nuclear es extremadamente bajo, como lo muestra la experiencia operativa de más de cuarenta años en los sitios de Atucha y Embalse.

¿Cómo es el uso del agua en la central?

El agua en contacto con el combustible nuclear es el agua del circuito primario, que es un circuito cerrado. El circuito primario está en contacto (a través de superficies metálicas en los generadores de vapor) con el circuito secundario, que también es un circuito cerrado. Recién el circuito terciario, que es el que extrae el calor residual del circuito secundario, está en contacto con el medio ambiente. No hay entonces consumo de agua ya que el circuito terciario toma agua del mar o de un río y se devuelve al mismo, sin ningún tipo de contaminación.

¿La central se vería afectada ante un terremoto o la erupción de un volcán?

El proceso de selección del lugar de emplazamiento de una central nuclear incluye la evaluación del comportamiento sísmico. La central se diseña para resistir el máximo movimiento sísmico previsto para el lugar. En relación a la central planificada para nuestra provincia, la selección del sitio buscará un lugar sin actividad sísmica significativa. La zona de la costa argentina no presenta actividad de maremotos o tsunamis. En cuanto a la actividad volcánica, se toma en cuenta la experiencia acumulada sobre erupciones de volcanes para diseñar sistemas que impidan que la presencia de cenizas volcánicas afecte el funcionamiento de la central.

¿Qué medidas se prevén ante un accidente provocado por un evento natural extraordinario como fue en Fukushima?

En nuestra provincia no hay áreas que estén expuestas a eventos extremos como el ocurrido en Fukushima. La mayor parte de la provincia tiene bajo nivel de sismicidad, y no se presentan fenómenos extremos como maremotos y huracanes. La selección del sitio donde se construirá la central deberá cumplir con toda una serie de requisitos y protocolos, nacionales e internacionales, que apuntan justamente a evitar que la misma se instale en un área geográfica proclive a fenómenos naturales que puedan atentar contra el normal funcionamiento de la central.

El manejo de situaciones accidentales deberá cumplir con los estrictos requerimientos de la Autoridad Regulatoria Nuclear.

Ver http://www.arn.gov.ar/es/la-arn-y-la-comunidad/carta-compromiso-con-el-ciudadano

¿Hay razones para pensar en un accidente como el de Chernobyl hoy?

No. La secuencia de eventos que desembocó en la destrucción del reactor de Chernobyl no es posible en los diseños actuales de centrales nucleares; tampoco en el propuesto para la Quinta Central nuclear.

La central de Chernobyl, que fue escenario del peor accidente de la industria nuclear en 1986, tenía un diseño conocido como RMBK que fue descartado después del evento y que presentaba una serie de características que lo diferencian de las centrales construidas en Europa, América, Japón y China. Más información http://www.unscear.org/unscear/en/chernobyl.html

 

Descargar todas las preguntas y respuestas en formato PDF